Con una apariencia elegante y terminaciones delicadas, el protagonista de este producto es No Frost, una tecnología que evita la acumulación de escarcha durante el funcionamiento, mejorando así la calidad de congelamiento y conservando alimentos frescos por más tiempo. También cuenta con la posibilidad de convertirlo en heladera, y con funciones como controles electrónicos, tecnología de congelamiento rápido, amplios cajones, manija easy open y eficiencia energética A, para ofrecer un menor consumo de energía.

Dedicados a ofrecer soluciones que facilitan las actividades diarias de los consumidores, Midea pensó todos los detalles. Desde cómo evitar que el invierno llegue a tu casa mediante una alarma de puerta abierta, hasta el selector de temperatura para pasar de freezer a heladera.

Para cumplir con estas demandas, la compañía posee una amplia cartera de productos y una gran capacidad de producción. Los procesos integrados de investigación y fabricación de la empresa ayudan a elevar la calidad de vida a nivel mundial.