(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.data-privacy-src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','https://www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-52476957-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');

SAN UP presenta el Oxímetro de pulso para uso personal

Se trata de un dispositivo electrónico que ayuda a medir de manera sencilla y no invasiva, la saturación de oxígeno en la sangre mediante el análisis de patrones de luz infrarroja, a través de la punta del dedo (de las manos o los pies) o del lóbulo de la oreja.
Es eficaz, rápido, de fácil lectura y utilización, ligero de transportar y seguro.
El porcentaje de saturación de oxígeno en sangre, es información de mucha importancia para pacientes a los que haya que ajustar oxígeno suplementario, pacientes con ventilación mecánica, ataque al corazón, anemia o que padecen enfermedades respiratorias crónicas como Insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), cáncer de pulmón, asma, apnea del sueño y neumonía, entre otras.
El Oxímetro de pulso SAN UP es un gadget muy usado para monitorear rendimiento físico en los deportes. Su utilización es recomendable tanto en los deportistas profesionales como en los casos de personas que quieren iniciar una rutina de ejercicio de manera saludable y adecuada. El oxímetro será un aliado que le permitirá saber en qué momento su cuerpo está dando su máximo esfuerzo y necesita bajar el ritmo.

Tanto a modo de monitoreo, como en los momentos de crisis, realizar el control de saturación de oxígeno en sangre en la comodidad del hogar, es una nueva alternativa que lleva tranquilidad a los pacientes y sus familias, ahorrando momentos de incertidumbre. Contar con el Oxímetro SAN UP para poder compartir estos índices con el médico de cabecera aporta un dato cierto a la evaluación profesional.

El Oxímetro proporcionada la información como un porcentaje de saturación y está diseñado para ser utilizado por pacientes desde los 4 años.

Los Oxímetros SAN UP son un producto Premium y tienen el respaldo y garantía de SAN UP, empresa líder en tecnología e innovación de productos para el cuidado de la salud.

INNOVACION TECNOLÓGICA
Una ventaja diferenciadora con muchos beneficios para los usuarios

El Oxímetro SAN UP puede realizar mediciones exactas aún en condiciones de bajo índice de perfusión, o poca fuerza de pulso. El índice de perfusión es la relación entre el flujo sanguíneo pulsátil y el flujo sanguíneo estático no pulsátil en el tejido periférico de un paciente, por ejemplo, la punta del dedo.

Su pantalla es Oled, una tecnología superadora de las pantallas de plasma y LCD ya que no solo es más delgada y mucho más flexible sino que además, y por sobre todo, con un menor consumo, tiene mayor visualización en ambientes iluminados o con mucha luz.

En general el movimiento del paciente y su pulso débil (baja perfusión) constituyen dos problemas importantes al momento de realizar la medición. En los oxímetros SAN UP ninguna de las dos variables altera la medición ya que están diseñados con un algoritmo DSP avanzado, que minimiza la influencia del movimiento del dispositivo y mejora la precisión de baja perfusión.

EL OXÍMETRO

¿Qué es?
El oxímetro es un dispositivo electrónico que ayuda a medir, de manera fácil, segura y no invasiva, la saturación de oxígeno en la sangre mediante el análisis de patrones de luz infrarroja a través de la punta del dedo (de las manos o los pies) o del lóbulo de la oreja.

¿Cómo funciona?
El Oxímetro utiliza métodos fotoeléctricos. El dispositivo tiene forma de clip y debe colocarse en una parte del cuerpo que sea relativamente translúcida y tenga un buen flujo sanguíneo, por ejemplo los dedos de la mano o del pie (uñas sin esmalte) o el lóbulo de la oreja.
El oxímetro emite luces con longitudes de onda, roja e infrarroja que pasan secuencialmente desde un emisor hasta un fotodetector a través del paciente. El equipo mide la absorbancia de cada longitud de onda causada por la sangre arterial (componente pulsátil), excluyendo sangre venosa, piel, huesos, músculo, grasa. Con estos datos calcula la saturación de oxígeno en sangre.
La sonda (el clip del oxímetro) contiene una fuente de luz, un detector de luz y un microprocesador, que compara y calcula las diferencias entre la hemoglobina pobre en oxígeno y la rica en oxígeno.
Un lado de la sonda tiene una fuente de luz con dos tipos diferentes de luz, infrarroja y roja, que se transmiten a través del dedo hacia el lado detector de luz de la sonda. El oxígeno rico de la hemoglobina absorbe más luz infrarroja y la hemoglobina sin oxígeno absorbe más la luz roja.
Después el microprocesador calcula las diferencias y convierte la información en una lectura digital.

El Oxígeno
El oxígeno que inspiramos del aire pasa directamente a los pulmones.
La mayor parte del oxígeno pasa a la sangre donde se une a la hemoglobina, una proteína situada dentro de la célula de sangre roja, que es la que lo transporta por el torrente sanguíneo. Así la sangre oxigenada circula por el organismo oxigenando todos los tejidos. Es vital para todos los tejidos del organismo recibir la adecuada cantidad de oxígeno.
Con cada pulsación o latido del corazón hay un ligero aumento en el volumen de sangre que fluye a través de las arterias. Por más pequeño que sea este aumento de volumen de sangre, se produce un aumento asociado en la hemoglobina rica en oxígeno. Esto representa la cantidad máxima de hemoglobina rica en oxígeno que pulsa a través de los vasos sanguíneos.

Niveles básicos recomendados
La utilización del oxímetro no anula la consulta con el médico. Sino que es una herramienta que le permite manejar valores concretos de saturación de oxígeno para poder informarle al profesional, quien le indicará los pasos a seguir según sea el caso.
La mayoría de las personas sanas obtienen lecturas de SpO2 (saturación de oxigeno arterial de la hemoglobina) de 95 % o más y un pulso (ritmo cardíaco) alrededor de 70 a 80 latidos por minuto, pero varían según la persona o situación.

Los niveles que están entre el 94 y 80% son considerados como bajos y son signos de hipoxemia.

Cuando presenta niveles bajos de oxígeno en la sangre generalmente tiene dificultades al respirar, así como experimenta confusión y fatiga.

Aparte de los parámetros de saturación de oxígeno en sangre, el oxímetro de pulso también registra el ritmo cardíaco de la persona.

Los valores normales de las frecuencias cardíacas son las siguientes:

5 a 10 años: 60 a 140 latidos por minuto
Mayores de 10 años y adultos: 60 a 100 latidos por minuto.

Reiteramos: La utilización del oxímetro no anula la consulta con el médico. Sino que es una herramienta que le permite al usuario manejar valores concretos de saturación de oxígeno, para poder informárselos al profesional, quien le indicará los pasos a seguir según sea el caso.

2018-09-14T19:31:44+00:00